La Transición de la Bío región del Aconcagua y Marga Marga

Lanzamiento de la Transición en Quillota:

Una visión positiva del futuro es posible si la construimos en comunidad

El lanzamiento de la transición se desarrolló en la Ecoescuela Vivencial, ubicada en La Palma Quillota, en la reserva de la Biosfera La Campana-Peñuelas de la V región.

Participaron alrededor de 50 personas de distintas organizaciones y ámbitos de acción, concretándose con el taller el gran sueño de Catalina Díaz, permacultora y facilitadora de Lanzamientos de Transición, que desde mucho tiempo visionó poder darle curso a la Transición hacia un modelo sustentable de vida, no solo en Quillota, sino que en la Bío región del Aconcagua y del Marga Marga.

El círculo se abrió para conocer a los participantes, comenzaron las presentaciones expresando cada uno su nombre, lo que ofrece y necesita, para qué está aquí y a qué organización o tribu representa? La arena comenzaba a caer y cada persona tenía un minuto para contar desde su memoria interna el para qué estaba aquí. Cooperativas de trabajo, coordinadoras por el agua, terapeutas, casas culturales, escuelas de permacultura, comunicadores, estudiantes, científicos, profesores, agricultores, músicos, emprendedores, madres, cantautoras…abrieron su corazón y compartieron sus relatos. Sin duda el relato que más dejó un eco en la montaña, fue el de un agricultor quién se describió como un ermitaño que en sus hombros está sintiendo el peso de la crisis climática, que lo tiene sumido en una tristeza por no poder hacer lo que ama debido a la escasez de agua.

Zona de emergencia

La región de Valparaíso ha sido declarada zona de emergencia hídrica, ya que la escasez de agua lleva más de 10 años afectando a 100 mil hectáreas y a las zonas interiores de la Región, principalmente Putaendo y Petorca, poniendo en gravedad una de las zonas agrícolas más importantes del país. Las respuestas del gobierno local han sido paliativas y temporales, ofreciéndoles a los agricultores y ganaderos sumas de dinero que no dan solución al problema. Acá en nuestro país se conoce la raíz del problema: la privatización de las fuentes de agua desde el año 1981, donde se instauró un modelo que despoja este bien común, y el derecho de cada ser humano a su acceso y muy por el contrario, se permite el lucro, se acepta la usurpación de parte de las autoridades, aunque algunos sectores productivos se vean en riesgo de desaparecer y la vida de las personas se vea comprometida. Es más, existen autoridades que están en el gobierno que tienen derechos de aprovechamiento de agua por más de 29.000 mil litros por segundo, defendiendo intereses privados y no públicos.

La esperanza de haber hecho esta convocatoria, es que cada persona al volver de haber tenido esta experiencia de recibir este lanzamiento eche a andar algún proceso de transición en su territorio y también compartir las herramientas para co facilitar estas iniciativas. Y en Quillota esto se gestó al interior del taller.

La transición les hizo sentido, porque logró abrir   una visión positiva del futuro, sensibilizándolos y dejándoles la tarea de desarrollar algo en conjunto. Los incluyó a todos, porque todos son necesarios para construir ese futuro. Pero, como en todo grupo existe la necesidad de desaprender ciertas cosas para adaptarse a lo que está ocurriendo y para ello es muy importante generar estos espacios para que exista la posibilidad de organizarse, aprender juntos, agradecer por cada paso transitado y celebrar. El movimiento de transición nació en Totnes Inglaterra para unir comunidades y ayuda hoy a distintas localidades como Quillota y sus alrededores a visionar qué es lo que quieren construir como grupo para el territorio y esto llevarlo a la acción.

La V Región en Transición.

Cata desde el año 2010 aproximadamente, puso en marcha Quillota en Transición, activando su localidad, poniendo en marcha su proyecto de Eco Escuela que asentaría las enseñanzas de la permacultura en el territorio, expandiendo los saberes desde un aprendizaje vivencial.

 

El Encuentro de transición realizado en Quillota, fue un taller que se diseñó según el molde de Transition Network y es una invitación para volver a gestarnos desde afuera hacia adentro y ser resilientes,  renacer con  herramientas para hacer la propia regeneración interior y así poder plasmarla al exterior en el ámbito social y ecológico. Una de las cosas relevantes fue la realización de una experiencia para prototipar este grupo humano y ser activistas de la transición en la región. La propuesta fue dividirse en 3 grupos regionales y ubicarse en el territorio. El primer grupo los de la parte alta del río Aconcagua: Hijuelas, Nogales, La Calera, La Cruz y Quillota. El segundo grupo, conformado por personas de Limache, Villa Alemana, Quilpué y Olmué y los de la costa, Valparaíso, Viña del Mar y Concón. Cada grupo con la tarea de trabajar tres elementos de reuniones en un círculo de presentaciones con las preguntas: qué ofrezco, qué necesito y qué me gustaría que sucediera en este grupo.

Localización

Todos los habitantes de la bío región tienen el desafío de enfrentar la emergencia hídrica, quieran o no. Se sugiere tomar el  impulso de ir  a la localización, que propone mirarse como individuos y hacer algo juntos, situándose en el territorio, tomando lo que hay para vivir. Si es necesario este camino los va a llevar a cambiar la alimentación… reducir el consumo y elaborar un mercado de productos y servicios para el autoabastecimiento, la soberanía alimentaria y la gobernanza. La invitación es a mirarse de cerca, co crear un escenario común, visibilizarlo todos juntos y en concreto, trabajar para que el objetivo sea un “descenso creativo” del consumo energético mundial.

La crisis

Estamos viviendo una crisis sistémica, que atraviesa todos los sectores y las áreas de desarrollo de nuestra cultura y sociedad. Es ecológica, económica, social. Se enfatiza lo económico y la cultura de desigualdad, la matriz energética basada en combustibles fósiles y el modelo de desarrollo económico extractivista. Pero lo más relevante es que heredamos un trauma generacional debido al pronunciamiento militar y el régimen autoritario de Pinochet, que nos marcó como individuos incapaces de manifestarnos y hacer valer nuestro derecho ciudadano como acto político en contra de la situación abusiva actual. El patriarcado prevalece aún y surge necesidad de desvincularnos de cualquier forma de pensamiento que pueda estar internalizado y quiera seguir sosteniendo esta forma alienante de entretejernos socialmente.

Surge la pregunta ¿somos los causantes de esta crisis? ¿es el hombre el responsable de esto? Hoy hay gobernantes que no adhieren a ver el cambio climático como una crisis argumentando que la tierra ha pasado muchas veces por esta misma situación, pero también se aclara, que no con las mismas características.

Hay vestigios de que la tierra pasó por un momento donde los volcanes erupcionaron y la tierra tardó millones de años en poder volver a regenerarse de la cantidad de emisiones de CO2 que se lanzaron al aire y nosotros volvimos a sacarlas, convertidas en petróleo y lanzarlas a la atmósfera como CO2.

Los vestigios de que la tierra ha pasado por calentamientos globales es científicamente comprobado, pero no con la cantidad de gases que hay actualmente.

A veces tenemos resistencias para  observar la realidad tal como es, y toma tiempo darse que no somos los únicos que tenemos miedo de esta situación climática, tampoco los únicos en repetir conductas que llevan al mundo tal como está hoy. Esto nos invita a evaluarnos y responder a la pregunta ¿En qué lugar estamos de nuestra transición hacia una cultura que sustente todas las formas de vida?

Tenemos que tomar consciencia de que el mundo cambió, la era cambió y estamos en una transición. ¿Podemos escoger? Sí, podemos elegir qué paradigma queremos construir y lo óptimo es escoger una cultura de paz, donde las artes, las ciencias y la espiritualidad sean el eje y la vida esté al centro de todo. Y la gran tarea, es intentar que esto se masifique y polinice a muchas personas.

 

 

 

 

Volver arriba