Círculo Global de Transición

El concepto de transición surgió de un trabajo de permacultura que Rob Hopkins diseñó en conjunto con los estudiantes del Centro de Formación Profesional de Kinsale por medio del ensayo “Plan de Acción de descenso de Energía”. Se creó un “mapa de ruta” para un futuro sostenible de la ciudad a través de una serie de adaptaciones en los ámbitos de la producción de energía, la salud, la educación, la economía y la agricultura. Uno de sus estudiantes, Louise Rooney, se dedicó a desarrollar y divulgar el concepto de comunidades de transición. Presentó su propuesta al Ayuntamiento de Kinsale resultando en la histórica decisión de aprobar este plan para trabajar en pro de la independencia energética.

La idea fue posteriormente adaptada y ampliada en septiembre de 2006 por Hopkins en su pueblo natal de Totnes.

Hoy son miles de organizaciones e iniciativas de Transición agrupadas por protocolos de funcionamiento global. Chile tiene un nodo en nuestro Instituto. Los representantes ante el círculo global son: Javiera Carrión de Ecoescuela El Manzano y Juan Pablo Lazo Ureta, de Buenmundo y Caravana por la Paz y la Restauración de la Madre Tierra.

Transición en
América Latina

El año 2016, en la Ecoescuela El Manzano VIII región de Chile se realizó el primer entrenamiento para facilitadores del movimiento de Transición.

Dicho encuentro, fue el primero que se hizo en habla hispana y por ende, logró concitar la atención de personas muy involucradas con el movimiento de Transición en sus respectivos países:

Vinieron personas desde Brasil, Colombia, México, Argentina, Uruguay y Bolivia. Cada uno compartiendo las distintas herramientas llevadas a su ámbito local y cultural, lo que enriqueció mucho la visión de cada agente de cambio para facilitar a sus distintos equipos e iniciativas. Además, cada asistente latino, aportó con su identidad cultural, abriendo paso a invitar digerir los conceptos a un lenguaje más latino y de acuerdo a nuestra realidad nativo sudamericana.

En función de la confluencia, surgió la idea de hacer un Nodo Latinoamericano de Transición. La lengua portugués-español facilita nuestro diálogo y nuestro proceso. Asimismo, si bien aún formalmente no existe un lazo, sí existe una natural confluencia con el proceso de C.A.S.A. Latina.

Un próximo encuentro del Nodo de América Latina en Transición se hace este segundo semestre en México.


Nodo Transición
en Chile

Volver arriba